En revistas y anuncios es muy común encontrar unos extraños recuadros que te redireccionan a cualquier información con ayuda de un smartphone, se trata de los códigos QR que ahora  también se convirtieron en una herramienta de crowdfunding para los artistas.

La idea fue de PBOY –un creativo residente en París–, con la intención de que los transeúntes aprecien sus murales con Bitcoins. Hasta el momento, esos códigos a lado de las firma le han generado donaciones de más de mil dólares.  

Antes de arrancar con su proyecto, este emprendedor street artist se dedicó seis meses a investigar como funcionan las criptomonedas, de las cuáles escuchó hablar por primera vez en 2014.

Para PBOY el aspecto más interesante es la “descentralización”, es decir, que no existen intermediarios como galerías e instituciones tradicionales, ya que este sistema sólo acepta el rol de artista y el de espectador/donador.

Apoyar e incentivar el arte también es tarea de la sociedad y, sin duda, esta es una buena forma de hacerlo, así que no dudamos que muchos creativos la estarán replicando.

FAHRENHEIT

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here