http://stateandstandard.com/2015/01/detail-oriented/  

visit this site right here  

Los dilemas éticos surgidos de los daños colaterales, que implican pérdidas humanas y territorios naturales devastados, provocados por la modernidad, son analizados en el libro Goethe y el despojo: los costos del progreso, el sur, la incertidumbre y los demonios, de Armando Bartra.

El autor parte del clásico literario Fausto, de Goethe, en particular del penúltimo acto, donde el protagonista ya no es el jovencito enamorado y romántico, sino un gran empresario con enorme fortuna y un imperio económico involucrado en varios megaproyectos.

Fausto se transforma en hombre codicioso y considera que su imperio económico no debe tener mancha alguna, por lo que le molesta la pequeña propiedad de una familia campesina que no le permite continuar su proyecto de construcción de diques marinos, semejantes a las megapresas de hoy.

El ahora empresario pide a Mefistófeles y sus esbirros que se encarguen de la situación; efectivamente lo hacen, pero en lugar de ofrecerles otro sitio para vivir, incineran la casa y queman vivos dentro a los dos ancianos campesinos dueños de la propiedad, para que el imperio de Fausto pueda crecer.

Goethe toca una cuestión de enorme actualidad, explicó Bartra, colaborador de La Jornada, quien se pregunta: ¿En nombre de la modernidad, el progreso, la expansión y el crecimiento, se vale asesinar gente, destruir los recursos naturales?, ¿en nombre del avance civilizador es éticamente aceptable e históricamente legítimo violentar y desposeer a las personas y destruir su entorno natural?, ¿son admisibles esos daños, si se ven como saldos colaterales de la modernización?

La respuesta de Goethe implícita es: no. Ética y políticamente es inadmisible. En nombre del progreso y la modernidad no podemos justificar daños colaterales. Hoy, 150 años después, esa situación sigue siendo un drama al que hay que enfrentar, destacó Bartra.

Ese trabajo publicado por la Universidad Autónoma Metropolitana unidad Xochimilco, de acuerdo con el autor, es un estudio breve de fácil lectura en el que reflexiona sobre el despojo, la idea de naturaleza, el devenir de la historia y el yo racional, entre otras cuestiones; interrelaciona el pensamiento de autores como Hegel, Marx, Nietzsche, Freud, Lacan, Lukács, Berman, Kosik y Agamben.

En la presentación en la Casa Lamm, con Héctor Díaz-Polanco, Elisa Ramírez, Carlos San Juan y como moderador Ángel Guerra, se destacó el vínculo del despojo y la desmedida acumulación de capital. Díaz-Polanco dijo que una aportación del libro tiene que ver con el actual despojo y privatización de los recursos energéticos del país; y de cómo el dinero se convierte en instrumento de poder.

Elisa Ramírez abordó esa cuestión desde la maldad y perversidad del sistema capitalista. Desde la sicopatía del poder, a través de los siete pecados capitales.

Vía La Jornada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here