A finales de 1890 en Montevideo fue edificada la primer cárcel, misma que durante un siglo funcionó como tal. Durante la época del militarismo, here Máximo Santos ordenó que se construyera este inmueble que sería testigo de penas y condenas de miles de reclusos. Se dice que su arquitectura y su diseño, a cargo de follow link Juan Alberto Capurro, estuvieron inspirados en alguna prisión inglesa de Pentonville.

Fotografía del patio de la ex Cárcel Miguelete en Montevideo.

Lo que es un hecho es que por el año de 1998 dejó de ser un vivo testimonio de un antiguo sistema penitenciario. En el 2010 la ex prisión de Miguelete se inauguró como un see url Espacio de Arte Contemporáneo en el cual, desde entonces, se exhiben exposiciones de toda índole, además de llevarse a cabo actividades culturales para propagar el arte.

Fotografía de los primeros años de la ex prisión.

Fotografía del interior de una de las celdas subterráneas.

En alguno de sus restaurados paredones, aún se puede leer una línea de Platón: “El más desgraciado entre todos los hombres, es el que no sabe sobrellevar las desgracias”. Aunque no eran griegos, los reclusos quienes se convirtieron en habitantes de celdas insalubres; sufrieron la tragedia de pasar el resto de sus vidas entre cuatro paredes. La ex cárcel de Miguelete guarda historias de jóvenes, menores de edad, presidiarias, asesinos y ladrones en cada una de sus salas, pasillos y rincones.

Fotografía de un fusilamiento.

Años después de su clausura, el Museo de Historia Natural ha mudado sus colecciones a este inmueble ubicado en el barrio Villa Muñoz. Además de nuevos gabinetes y clínicas para albergar las muestras, también se ha montado una biblioteca con más de 250,000 ejemplares. Esto aunado a las salas que están destinadas a la difusión cultural y exposiciones de arte contemporáneo.

El nuevo Espacio de Arte Contemporáneo alberga una colección fotográfica sobre la historia de Miguelete.

Actualmente la galería yace en la Ciudad Vieja como el gran Benedetti le llamaba a Montevideo. Lo que antes era el escenario de fusilamientos y sentencias públicas en donde podían acudir fotógrafos y alguno que otro curioso; hoy es un museo que ha abierto sus puertas nuevamente como un espacio que inspira a sus visitantes. Existe una frase de Elizabeth Gilbert que dice que las ruinas son el camino a la transformación. Quizá la ex Cárcel de Miguelete no lo era como tal pero sin duda, existe algo esperanzador en el hecho de darle una oportunidad a este recinto para cobijar al arte. Este sitio antes desolador ha logrado sobrevivir al paso del tiempo y a pesar de sus remodelaciones, sigue manteniendo intacta la atmósfera histórica entre sus muros.

Exposición de arte exhibida en el antiguo patio.

Si quieres sabes más sobre la historia del Espacio de Arte Contemporáneo puedes visitar su página oficial:

http://www.eac.gub.uy/

 

PICNIC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here