Con esta tercera sesión del taller en línea Desertificación Cultural, «El desierto es un lugar de encuentro», descubrimos el desierto como un lugar en el que construir. En ese sentido, la sesión guarda relación y continuidad con la primera, «El desierto no existe», en la que desmontamos la visión monolítica del desierto.

Hablar del encuentro es hablar sobre cómo habitar el desierto…


Olga Blázquez Sánchez – Quebrantahuesos. Diario de montaña

El desierto, la montaña, el afuera…

«El afuera es caótico, está lleno de significaciones que no captamos y por eso tenemos que allanarlo… Necesitamos desertificar», explica Olga Blázquez, autora de Viajar más allá (Chiado Editorial, 2015), Cartografías nómadas (Ediciones Desnivel, 2017) y Quebrantahuesos. Diario de montaña (Piedra Papel Libro, 2019). «Este último surge del territorio, del cuerpo siendo atravesado por este aquí».

Olga Blázquez escala, piensa y escribe (El Salto, marzo 2020). Es licenciada en Filología Árabe, máster en Estudios Teatrales, doctoranda en intervenciones artísticas en espacios de frontera (Sáhara Occidental y Palestina), y también se dedica a observar críticamente el modo en el que se practica el montañismo (los procesos de deportivización y turistificación del monte; la obsesión con el cronómetro, la cima y la dificultad; el mito del reto individualista…)

«Durante la pandemia los rocódromos empezaron a gestionar los entrenamientos en casa… Me jodió, porque el montañismo se realiza en el exterior y me pareció perverso que gestionaran nuestros cuerpos en el interior.

A finales del XVIII, comienzos del XIX, se desarrolla el montañismo recreativo. Hay un viraje de la montaña hacia lo turístico, surgen las investigaciones científicas sobre el montañismo, el guiaje se profesionaliza, se llega a la deportivización… El guía pasa de ser un pastor o un minero, a ser un técnico deportivo, un entrenador, alguien que trabaja en una instalación. La tarea de pasear la montaña se convierte en una tarea científica, deportiva, de salud…»

Tenemos que entender que el alpinismo es una práctica social, histórica, que se ha desarrollado coyunturalmente, es decir, inscrita en contextos particulares. Y que es una multiplicidad, contiene heterogeneidades y singularidades, aunque eso no niega la existencia de una forma de alpinismo “oficial” o “dominante”, que opera como dispositivo homogenizador y normativizador de alguna manera. (El Salto)

¿Es posible separar ‘habitar y trabajar’? Una forma de vida, ¿qué es?

La permanencia tiene que ver con el habitar.

«Desde los medios se habla de guías de montaña como guías de turismo; las empresas de aventura se han convertido en motores económicos de los espacios rurales. La aventura es una marca. ¿Cómo sobrevives como guía si no es vendiendo la aventura? Es la lógica neoliberal…»

Hay que caminar a través de las brechas que se abren entre la parquetematización y monumentalización turistificada que la gestión pública a veces impone sobre los espacios naturales y la privatización sobre-explotadora de los territorios, muy vinculada a la deportivización de todo: carreras, competiciones… Porque ambas formas de concebir y vincularse al espacio lo hacen inhabitable. (El Salto)

¿Qué hostias es Antecima Anticima? «Es el estar cansada, el sentir malestar al leer siempre la misma retórica. Empecé a escribir lo que me salía de las narices desde lo cutre. Lo cutre como aquello que no necesita esfuerzos. Un dejar ser.»

La gesta épica y la deportivización productivista del monte nos asfixian

Reclamamos juego, poesía, pereza, placer, goce, disfrute

No creemos en las utopías irrealizables

Caminamos la montaña como forma de existirla

No molamos


Miriam Rodríguez Morán – ¿En qué piensan lxs artistas? Encuentros Sur-Sur-Norte para darle la vuelta al mundo

Miriam Rodríguez Morán es doctora en Filosofía por la Universidad de Oviedo con la tesis Ontología de la naturaleza bella. «¿Por qué la naturaleza? Por el salto de la filosofía de la Ciencia a la Estética, y de ahí trato de hallar lo que me permita fusionar la CTS y la Estética, es decir, la naturaleza.

Cuando acoto mi investigación me topo con que la naturaleza está olvidada. La monumentalización de la naturaleza, la cosificación, la mercantilización… Discursos que se niegan configurando escenarios confusos; discursos que chocan unos con otros, enmascarando la problemática, ocultándola…»

El punto de partida lo constituye la crisis ecológica auto-mantenida por estructuras instrumentales y capitalísticas. […] El objetivo es replantear las estructuras de base que sostienen y legitiman un modo de proceder agresivo que retroalimenta movimientos autopreservativos violentos. El estudio de las distintas cosmovisiones o arquetipos ecológicos revela un espacio plural atravesado, sin embargo, por la ontología dual. […] Dos naturalezas que se niegan y evocan respectivamente. El estudio de la dualidad cosmológica aspira a concretar los problemas de fondo que dificultan el tránsito hacia nuevos paradigmas menos agresivos. En este caso, prestamos atención al arte y lo bello como instancias que reaccionan contra las estructuras del dominio. […] En relación a ello, este estudio propone recuperar una herramienta crítica “la razón estética transdiscursiva” explicitada por Adorno como un revés de la razón que se despliega más allá de su concreción instrumental, posibilitando un diálogo con la naturaleza.

(“Ontología de la naturaleza bella”)

«En 2018 tuve la oportunidad de trabajar en Bilbao Arte. Ahí trabajé más de cerca con artistas -como Saray Pérez Castilla-. Esto fue un punto de inflexión, me topé con un lenguaje distinto, un lenguaje que me costaba procesar, y de ahí nace el proyecto ¿En qué piensan lxs artistas? En qué piensan y de qué manera: piensan haciendo.

Un foro para el pensamiento y acción creativa. El objetivo de este conversatorio es reflexionar en torno a la práctica artística como proceso de investigación, teniendo en cuenta las relaciones e intersticios entre los lenguajes del arte y los lenguajes de la filosofía y las otras ciencias. El diálogo internacional entre artistas, docentes, investigadores y activistas nos parece fundamental para repensar el sentido político y social de las artes, así como para mapear, a través del diálogo, en las mezclas, en los contactos, en las fisuras, en los entres, las líneas de fuga y de posibilidad que necesitamos en la contemporaneidad siempre de manera más urgente. (Bilbao Arte)

«El proyecto se armó en tres encuentros en el que se invitaron a agentes culturales de todas partes. Al hacerlo junto a una colega de Ecuador, le añadimos el subtítulo Diálogos Sur-Sur-Norte para darle la vuelta al mundo. Y viajamos a Guayaquil, donde realizamos múltiples actividades, y después a Galápagos. Esta perspectiva Sur-Sur nos permite establecer primero cooperación entre sí, alianzas previas a las relaciones con el Norte.

El proyecto en Galápagos nos permitió visualizar paisajes que no se ven. Desarrollamos una percusión vivencial, un teatro foro, una escuela de escuchas que nos descubrió el relato de las mujeres… Lo mejor del proyecto fue la metodología: funcionamos por arrastre».


Jose M. Tienza – Asociación Sambrona · Micro-Residencias Artísticas

«Asociación Sambrona se crea a partir de una compañía residente que a su vez crea una escuela de teatro. Las personas que la formamos salimos después de nuestra localidad durante un tiempo para estudiar otras formaciones. Fue al regresar cuando sentimos la necesidad de crear otra realidad en nuestro territorio y convocamos las primeras Micro-Residencias Artísticas en 2016.

Fue muy importante ofrecer en nuestro espacio local otro tipo de proyectos, una alternativa al turismo, generar otro tipo de discursos acompañadas de artistas nacionales y las vecinas y los vecinos de Alburquerque.

La actividad de 2016 fue un foro-encuentro organizado con la Universidad de Extremadura… En este ya se pretende una visión crítica, no caer en la romantización del mundo rural. También ahí el cuerpo, la corporeidad, se sienta como base de nuestro proyecto; lo mismo sucede con nuestra relación con el espacio público: entendemos que la cultura se desarrolla en este, en la plaza, en la calle…

En el patio de las casas,  un espacio de vida íntima

un espacio en el que se desarrolla la vida cotidiana.

Un espacio feminizado siempre…

En 2018 desarrollamos una residencia-encuentro-laboratorio con el Colectivo Palomar, colectivo queer de Barcelona. De ahí surge un libro de experiencias y reflexiones de los artistas y de la propia asociación que publicamos con La Moderna. Se trata de un documento gráfico del proyecto, así como de una presentación pública de la diversidad sexual.

Las Micro-Residencias nos sirven como un espacio de encuentro, un lugar donde encontrarnos con otras personas, con otros saberes. Son un espacio de desarrollo cultural y político.

Las llamamos Micro como una toma de posición en contra de lo Macro… Al margen de los grandes proyectos, de las grandes financiaciones que no dejan poso en la vida. El centro de las residencias es el pueblo, los diálogos que van más allá de las artistas, el trabajo con las vecinas… Además, es micro por los recursos a los que podemos acceder. No podemos financiar más de una o dos semanas, pero ese periodo es intenso, en él se dan relaciones muy estrechas. Cuando una artista no pertenece al contexto local, necesita mucho contacto, mucha confianza. Por ello, como colectivo nos planteamos que las vecinas tienen que acoger a las artistas. De ese modo, la conexión es mucho más afectiva y se rompe la fetichización de lo exótico del lugar.

Nosotras vamos recogiendo las propuestas y trabajamos poco a poco con los proyectos porque nuestro objetivo es imbricar el desarrollo artístico en la conciencia local. Con el proceso se rompe el binomio artista/espectadora, y las artistas locales tienen la oportunidad de encontrarse con otros artistas a la vez que las artistas residentes se convierten en vecinas. El fin es construir comunidad, y la comunidad es la diversidad de voces, la polifonía.

Nos dejamos afectar por lo colectivo.

Nos disponemos a afectarnos por otras personas.

Las Micro-Residencias sirven para hablar de la vida utilizando el espacio del arte.

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = ‘https://connect.facebook.net/es_ES/sdk.js#xfbml=1&version=v3.2&appId=1806753992945843&autoLogAppEvents=1’;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = ‘https://connect.facebook.net/es_ES/sdk.js#xfbml=1&version=v3.2&appId=1806753992945843&autoLogAppEvents=1’;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

Vía El Cultural

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here