El cambio climático está dañando rápidamente a una amplia gama de archivos culturales, recursos y sitios arqueológicos en la región del Ártico, publicó la revista Antiquity.

Debemos prepararnos para una nueva realidad donde los arqueólogos y los administradores del patrimonio lidiarán con un número creciente de sitios vulnerables y en degradación, consigna el texto.

La investigación realizada por 10 especialistas de instituciones de Dinamarca, Noruega, Reino Unido, Canadá, Estados Unidos y Rusia, fue difundida en el volumen de junio de la publicación.

Según el documento, el clima frío y húmedo del Ártico ha generado la extraordinaria preservación de recursos arqueológicos, sitios y materiales, que ofrecen contribuciones importantes para la comprensión de nuestra historia cultural y ecológica común.

Sin embargo, ese potencial está desapareciendo debido a la variación climatológica, incluida la intensificación del deshielo del permafrost (profundidades del suelo en regiones frías) y la erosión costera, que dañan y destruyen una amplia gama de archivos culturales y ambientales en todo el Ártico.

La investigación se concentró en Alaska, el norte de Canadá, Noruega y Rusia, y Groenlandia, y sostiene que los sitios arqueológicos árticos proporcionan conexiones concretas con el patrimonio cultural que el lenguaje y otros aspectos intangibles de la cultura no pueden ofrecer.

El artículo menciona 180 mil sitios registrados en la actualidad, pocos de los cuales han sido excavados y se espera el hallazgo de muchos otros en zonas del Ártico que esperan ser inspeccionados.

Estos sitios arqueológicos pueden, sin embargo, estar amenazados por el cambio climático, que influye en procesos que pueden acelerar su destrucción del sitio.

Factores de aceleración

Fenómenos como la erosión costera, el deshielo del permafrost, la degradación microbiana, el incremento de la vegetación, los incendios de tundra, el turismo y el impacto de comunidades locales pueden acelerar la devastación.

El grupo de especialistas está formado por Jørgen Hollesen, Martin Callanan, Tom Dawson, Vibeke V. Martens, Vladimir V. Pitulko y Marcy Rockman, entre otros.

Una respuesta efectiva a esta situación requiere el desarrollo de métodos y estrategias para detectar, controlar y mitigar sitios vulnerables, y, necesario, para priorizar entre ellos, afirman en el documento y plantean cómo encarar el riesgo. El artículo completo puede ser revisado en el sitio https://antiquity.ac.uk/

Vía La Jornada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here