http://familygonesailing.com/2017/03/13/anatomy-of-the-minor-accident-that-didnt-happen/  

buy Lyrica online cheap uk Cientos de monedas son arrojadas a la Fontana di Trevi con la ilusión de que un deseo sea cumplido. Él sabía que es uno de los lugares más concurridos del mundo y que la mayoría de los visitantes cumple con la tradición. Fue así que Roberto Cercelletta se sumergió en las aguas de esta famosas fuente desde 1968 hasta 2002 para recolectar el tesoro.

click 850 euros en 15 minutos era la suma que, según la policía romana, recolectaba Cercelletta, ya sea barriendo las monedas o atrapándolas con un imán en forma de espada. Una tarea que realizaba seis veces por semana.

Fontana di Trevi

Aunque lo hacía en las primeras horas del día, no era ningún secreto. Tanto locales, autoridades y alguno que otro turista sabían quién era. Sin embargo, no existía ninguna ley que estipulaba que estuviera cometiendo un delito. Hasta el año de 1999 cuando se prohibió revisar la fuentes italiana en busca de dinero, quien se atreviera sería acreedor a una multa.

A Cercelletta lo describían como simpático pero también como loco, el último adjetivo se le quedó se cortó la panza con una navaja a modo de protesta porque los policías lo estaban sancionando. Ante las ataque fue llevado preso.

Ya en la cárcel explicó la razón que lo llevó a sacar el dinero de la Fontana di Trevi. Explicó que las monedas las compartía con otros indigentes: “No tendré derecho a hacerlo, pero lo hago desde hace 34 años”, expresó.

Estuvo en prisión poco tiempo y después no se supo de él. Tuvo una reaparición en la fuente con el mismo propósito en 2011. Dos años después murió.

En el 2016 se recaudaron 1.5 millones de dólares de la Fontana di Trevi y todo ese dinero es donada a asociaciones sin fin de lucro.

FAHRENHEIT

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here