La decisión de la Ópera Estatal de Hamburgo de prescindir para una representación de La flauta mágica, de Mozart, de la cantante francesa Julie Fuchs a causa de su embarazo generó revuelo mediático en Alemania.

La Ópera de Hamburgo lamenta que la soprano Julie Fuchs no pueda formar parte del reparto en el papel de Pamina, comunicó esa casa en breve nota hecha pública ayer en su página web.

Tras un detallado examen, nos es imposible cambiar el montaje para que no haya ningún peligro para la futura madre y que, al mismo tiempo, la esencia de la escenificación se mantenga, argumentó la Ópera, que, además, advertía de escenas muy exigentes físicamente que en principio están prohibidas para embarazadas.

La situación legal para la protección de las embarazadas es clara y nosotros no asumiremos en ningún caso un riesgo para la salud, declaró Tillmann Wiegand, director de personal de la Ópera.

Me siento en plena forma tanto vocal como físicamente

La noticia se convirtió en viral el pasado sábado cuando la soprano hizo pública la decisión de la Ópera en su página de Facebook: Estoy muy decepcionada, porque me siento en plena forma tanto vocal como físicamente, escribió Fuchs, quien lamenta que su empleador no hubiese sido capaz de encontrar otra solución.

La ley alemana prohíbe a las empresas despedir a embarazadas desde el inicio de la gestación y hasta cuatro meses después del parto, aunque incluye algunas excepciones.

Vía La Jornada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here