Federico Ibarra (Ciudad de México, 1946), uno de los compositores más importantes de la música mexicana, presentó este sábado, en la sala Manuel M Ponce del Palacio de Bellas Artes (BA), sus producciones discográficas Música de cámara y El pequeño príncipe.

El primer registro presenta algo de la producción de música de cámara del compositor mexicano, mientras el segundo contiene la ópera El pequeño príncipe.

En ese acto, el músico Alonso Illades comentó que el disco Música de cámara de Federico Ibarra muestra una etapa un poco distinta de la que se conoce del maestro, allegada a las vanguardias de la segunda mitad del siglo XX, a vanguardias de música aleatoria y de una forma de escribir música distinta, y esto tiene un énfasis compositivo distinto; un acercamiento a la música y a la forma de componer muy distinta, que tiene una particularidad tímbrica.

Para Illades, Ibarra posee una forma muy particular de componer, ya que su esencia no desaparece jamás, y esto lo podemos empezar a escuchar desde la primera nota. También mencionó que Ibarra siempre se ha preocupado por grabar sus discos con la mejor calidad de intérpretes y de sonido.

Eclecticismo

El disco es bastante ecléctico, tiene un poco de muchas cosas. Las piezas que lo integran son de etapas muy distintas. Tenemos piezas de 1964 hasta 2009, y hay una homogeneidad en la escucha bastante bien formada; esto se debe a que el orden de las piezas fueron escogidas quirúrgicamente, indicó Illades.

El compositor Jorge Vidales, quien también participó en la presentación, explicó que las sonatas de Ibarra fueron escritas con gran oficio y logran incorporar la tradición con la modernidad. Federico Ibarra hace gala de su riqueza expresiva y de sus dotes idiomáticas para los respectivos instrumentos a las que están dedicadas. La grabación de estas sonatas es motivo de celebración para la música mexicana.

Tras finalizar la intervención de Vidales, se contó con la participación musical del violinista Cuauhtémoc Rivera, quien interpretó una de las sonatas que se incluyen en el disco Música de cámara.

La dramaturga Verónica Musalem, quien ha trabajado como libretista con Ibarra, dijo de El pequeño príncipe: el maestro nos introduce en la narración y el conflicto del pequeño príncipe confrontado por personajes o alegorías que le muestran un mundo sin música.

La presentación terminó con la interpretación de los Cinco manuscritos pnakóticos a cargo de Rivera y de la pianista Yolanda Martínez.

Vía La Jornada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here