can i buy Keppra at gnc  

http://trampolineparts.com/trampoline-parts-by-brand/texas-trampoline-parts  

La Galería Juan Martín ha montado más de 30 exposiciones de la obra fotográfica de Manuel Álvarez Bravo (1902-2002).

En su local de Amberes 17, Zona Rosa, presentó la primera en 1975.

Según Malú Block, codirectora del recinto ahora ubicado en Polanco, fue la primera muestra de obra fotográfica en la Juan Martín. El artista ya había expuesto dos veces en el Museo del Palacio de Bellas Artes. Álvarez Bravo solía mostrar sus fotos en ese espacio cada dos años más o menos. Siempre estaba dispuesto a enseñar su obra, añade Block.

Como hace mucho no se exhibía su trabajo, además de que el pasado 4 de febrero se cumplió el aniversario 116 de su natalicio, la galería decidió presentar una selección de 67 fotografías de Álvarez Bravo que tenía en bodega, todas en blanco y negro, de distintas épocas –por ejemplo, la influencia recibida de Edward Weston y Tina Modotti, así como su periodo surrealista– para dar una idea de su amplitud.

La muestra coincide con el anuncio del pasado 7 de marzo, de que el Archivo Manuel Álvarez Bravo recibió el certificado de inscripción en el Registro Internacional de Memoria del Mundo de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

A raíz de que Álvarez Bravo nos introdujo al mundo maravilloso de la fotografía en el local de Amberes se acondicionó un espacio, en el segundo piso, para exhibir fotos de diferentes autores; esto en una época en que difícilmente se exponía obra fotográfica en una galería particular. No había nada de ventas, pero sí mucho público, apunta Block.

La galerista trabajó de manera estrecha con Manuel Álvarez Bravo en cada una de sus exposiciones. Era de lo más accesible; le gustaba exponer. Tenía un sentido del humor maravilloso y una gran perspectiva de la fotografía. Nos enseñó a mirar por todos lados, a ver el mundo con otros ojos. Era de una curiosidad insaciable.

Graciela Toledo, codirectora de la Juan Martín, lo recuerda como simpático, platicador y al tanto de todo lo que pasaba en el mundo.

Para Block, Álvarez Bravo fue un gran abogado de todos los fotógrafos en el sentido de que apoyó a esta disciplina como una expresión de arte. Quería desterrar la idea del empleo de la fotografía sólo para salir de día de campo los domingos. El auge de la fotografía en México se debe a don Manuel y su apoyo incondicional.

Quien por muchos años fue decano de la fotografía en México deseaba entrar a una sala de un museo y ver una fotografía colgada junto a un cuadro con el mismo valor artístico, explica Block en entrevista con La Jornada.

La selección incluye imágenes tan tempranas como Roca cubierta de liquen y Los obstáculos, ambas de 1927-29, hasta el semidesnudo El trapo negro, 1986, y El autorretrato de reflejos, de la serie Espejismos, 1995-97.

Algunas tal vez son menos conocidas para el gran público, como las tres tituladas Figuras en el castillo, de los años 20 del siglo pasado. En ellas se ven dos mujeres, Lola Álvarez Bravo y la hermana de don Manuel, en la escalinata del antiguo Palacio de Comunicaciones.

La exposición de obra de Manuel Álvarez Bravo concluirá el 28 de abril en la Galería Juan Martín (Dickens 33-B, Polanco). Visitas: de lunes a viernes, de 10:30 a 14 horas y de 16 a 18:30 horas; sábados de 10:30 a 15 horas.

Vía La Jornada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here