Las luciérnagas son uno de los insectos más fascinantes por el simple hecho de emitir luz, algo bastante raro en el reino animal. Este tipo características se por tener en su cuerpo organismos bioluminiscentes, lo que quiere decir que, debido a ciertas reacciones químicas que ocurren dentro de su anatomía, crean energía que al ser liberada se transforma en luz.

Creativos, cuya formación es tanto científica como artística, han utilizado este tipo de microorganismos en sus obras, sin embargo, El bioarte, como es conocida esta corrientes, ha generado un gran debate sobre la ética manipulación de la naturaleza y la vida para fines estéticos. Pero también es una realidad que algunos proyectos se enfocan sólo al arte, mientras que otros toman en cuenta el avance social que pueden desencadenar para bien de la humanidad. No te pierdas la siguiente lista con una probadita de lo mejor de la instalaciones y proyectos bioluminiscentes:

 

Retratos e instalaciones bioluminiscentes

La fotógrafa Hunter Cole utiliza la luz de bacterias bioluminiscentes para crear cultivos líquidos, en los que dibuja -con microorganismos- en placas de Petri usando un pincel, resultando en una suerte de lámpara mágica.

Bio-light

Se trata de un concepto original de Philips que busca un sistema de iluminación más amigable con el medio ambiente. Todavía es un proyecto, pero tal vez sean las lámparas del futuro.

La instalación tiene la apariencia de células interconectadas entre sí por tubos de silicio que alimentan a las bacterias brillantes con metano y material compostado para producir la tenue luz verde.  

The Ambio

La diseñadora y bióloga Teresa Van Dongen fabricó una elegante lámpara cinética que no usa bombillas. Dentro de ella hay Photobacterium, un tipo de microbio que se encuentra en los tentáculos de los pulpos, que al contacto con el oxígeno emite una bella luz azul por largos periodos de tiempo.

Iluminar las calles

Si bien este no es un proyecto de arte, si es uno de los más ambiciosos respecto del uso de estas procariotas como método para crear luz. Glowee, una empresa de nueva creación con sede en París, Francia, quiere usarlos en tiendas y señalizaciones viales.

Su diseño con cajas llenas de un gel que nutre y mantiene viva a la liivibrio fischeri, que le da a los animales marinos -como el calamar bobtail de Hawai- la capacidad de brillar con una luz azul-verde.

bacterias bioluminiscentes

Glowing Nature

Las bacterias no son la única opción. Proyectos como el de Studio Roosergaarde utilizan algas bioluminiscentes vivas instaladas en el búnker Friesland en Afsluitdijk, que cada vez que se pisan activan su especial don lumínico.

FAHRENHEIT

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here