Lamictal online no prescription 25 mg  

go site El turismo cultural no sólo consiste en visitar museos, la experiencia también está en la calle, en el restaurante, en el barrio.

go here Con esa idea, transformar el oriente de Ciudad de México (CDMX) en un espacio atractivo para visitantes nacionales y extranjeros, de la mano de la cultura, es uno de los principales retos del próximo secretario de Turismo capitalino Carlos Mackinlay.

El economista, propuesto por Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno electa de Ciudad de México, para dirigir la Secretaría de Turismo local, explica en entrevista con La Jornada que en los años recientes no ha sido fácil trabajar el tema de turismo cultural en la capital de manera institucionalizada, sobre todo porque la definición de esa práctica ha sido pobre.

‘‘Tenemos claro que una cosa es un producto turístico y otra la experiencia turística, lo más importante. Por eso nos vamos a enfocar en brindar experiencias culturales para todo mundo.”

En particular, añade, el rescate turístico del oriente de la metrópoli se inscribe en el plan de gobierno de Sheinbaum, orientado a ‘‘restaurar el tejido social que ahora está fragmentado en muchos espacios”.

En aquella zona, que comprende, entre otras, la delegación Iztapalapa, continúa, aunque ‘‘no hay un atractivo tangible, existe una multitud de experiencias relacionadas con cine, clubes de lectura, gastronomía, talleres de arte, todas susceptibles de ser atractivos turísticos sin romper su originalidad ni estructura”.

Además, prosigue Mackinlay, las secretarías de Cultura local y federal empatarán por fin estrategias, considera Mackinlay, ‘‘pues antes la relación entre ambas instancias había sido compleja, burocrática. Ahora podemos limar asperezas y trabajar de manera conjunta para desarrollar programas con base en las experiencias de cada una.

‘‘Ciudad de México tiene mucho que aportar a escala nacional, pero necesitamos aprender de las manifestaciones culturales de los estados que han sido apoyadas y podemos hacer nuestras.

‘‘Hemos trabajado ya muy estrechamente con Alfonso Suárez del Real, próximo titular la secretario de Cultura capitalino para que, por ejemplo, la creación de experiencias se haga de manera conjunta y podamos promoverlas de manera ágil, moderna, siguiendo las nuevas tendencias que hay en los ámbitos nacional e internacional”.

Ciudad de México tiene una posibilidad infinita de atractivos turísticos culturales, continúa el futuro secretario de Turismo, quien ejerció ese puesto cuando Marcelo Ebrard fue jefe de Gobierno capitalino; ‘‘recibe al año a 13.5 millones de personas que se hospedan en hoteles, pero a ellos hay que añadir por lo menos una cantidad igual o quizá un poquito superior de turistas que se alojan en casas de amigos y familiares.

‘‘La diversidad, por tanto, es asombrosa. Sin embargo, hay atractivos comunes relacionados precisamente con la cultura y con algo en lo que a veces no pensamos los que vivimos en la urbe: la calidez de los habitantes en la recepción del turista. Ese es uno de nuestros puntos a favor.

‘‘Aunado a la variedad de precios de bienes y servicios, Ciudad de México en el ámbito turístico es imbatible. Aquí pueden venir personas con ingresos altos, medianos o austeros y a todos se les recibe con calidez, además, tenemos varias actividades comunes que pueden desarrollar.”

Lanzarán el programa Turismo en tu casa

Carlos Mackinlay adelanta que se lanzará el programa Turismo en tu casa, que consiste en adecuar alojamientos turísticos en viviendas particulares (está permitido por la ley) ‘‘y si en esa casa hay una persona que cocina muy bien y otra que tiene un taxi, se pueden unir para ofrecer sus servicios mediante una aplicación que vamos a desarrollar.

‘‘Esos servicios se pueden ofrecer en hogares de las delegaciones Iztapalapa, Venustiano Carranza e Iztacalco, es decir, donde no existe mucha oferta de hospedaje. Lo que sucederá es que un turista, además de visitar los sitios tradicionales, conocerá lo que ahora se busca: la experiencia de ver cómo se vive en la ciudad, en las colonias, desayunar en una casa, ir al pan de chinos, cenar en el barrio.

‘‘Ello va a fortalecer el sentido de pertenencia a una comunidad y el orgullo. Hay empresas privadas de transporte dispuestas a invertir en esas zonas y poner a disposición por ejemplo el Turibús o el Capitalbús.

‘‘Con un poco de tiempo y mucho trabajo pronto presentaremos una propuesta novedosa en cuanto a turismo cultural, sin dejar de lado otros segmentos vinculados con equipamiento urbano turístico y turismo médico, sí, como la realización de congresos y convenciones”, concluye.

Vía La Jornada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here