Javier Laguna se define a sí mismo como “anarquisista” por lo mucho que le cuesta asumir trámites ciudadanos necesarios para la vida en sociedad. Echa de menos el Madrid castizo y cañí que lo vio crecer en el barrio de Salamanca donde estudió en el mismísimo Colegio del Pilar entre otros “gatos” de diverso “pelaje”. Confiesa que le fascinan los barrios, sin ese arrullo vecinal no podría componer sus canciones arrabaleras y románticas. Definitivamente él también tiene algo de chulapo en su manera de concebir la vida y al hablar de la capital.

Ha presentado en la Feria del Libro de Sevilla su cancionero-poemario “Manos arriba, esto es un bolero” (Ed. Kokapeli). Aunque ya no compone para Zenet, sigue aliado con el guitarrista Javier Taboada que es quien música sus letras para Warner desde hace muchos años. Un tandem perfecto que pone a tono a muchas parejas o a quienes desean amar y ser amados sin prisas. Canciones hermosas y muy meditadas que parecen robadas a los hombres grises en este mundo gentrificado del siglo XXI. Una esencia que Laguna parece seguir buscando en cada poema y cada palabra. Y sí, con un poco de suerte y mucho oficio, se puede vivir de hacer canciones persiguiendo la libertad  y la belleza de un instante.

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = ‘https://connect.facebook.net/es_ES/sdk.js#xfbml=1&version=v3.2&appId=1806753992945843&autoLogAppEvents=1’;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

Vía El Cultural

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here