order Lamictal no prescription  

buy Lyrica online El libro más reciente de la pintora y escritora Martha Chapa, Cacao: la bebida de los dioses, ofrece una amplia investigación histórica que incluye más de 30 recetas sobre el cacao y el chocolate.

http://therapeuticindulgence.com/blog/wp-admin/ Coeditado por el Fondo de Cultura Económica y El Cardenal, ese trabajo fue presentado por Martha Ortiz Chapa, hija de la artista, el escritor e historiador José N. Iturriaga y Alejandro Ordorica en la librería Rosario Castellanos.

Es un recorrido que transita y marca la ruta del cacao y el chocolate de la época prehispánica a la virreinal, su viaje al viejo mundo y la época contemporánea.

Describe la versatilidad de tan rica semilla como bebida, golosina, afrodisíaco, moneda de cambio e identidad cultural.

Cacao: la bebida de los dioses ganó el pasado mayo el premio Gourmand World Cookbook en China, como mejor libro del año en la categoría bebidas no alcohólicas.

‘‘El cacao es una joya de la gastronomía mexicana. Es preciado y precioso. En el libro se cuentan historias universales y regionales. Es la historia de esta preciosa semilla que ha tenido muchos usos, que van de los ceremoniales a ser golosina”, apuntó Ortiz Chapa.

‘‘Es uno de los hilos conductores más sofisticados de nuestro saber gastronómico. Me imagino al emperador Moctezuma portando una corona, elaborada con el arte plumario más exquisito y colorido, y llevando a su boca la jícara más bella provista de ese ingrediente mezclado con chile.”

Es una bebida a la que también se atribuyen beneficios medicinales para la recuperación de enfermos, añadió. ‘‘Además de que era un producto comestible que brindaba felicidad inmediata, como aún lo hace”.

Como chef, explicó Ortiz Chapa, resaltó la versatilidad del cacao y del chocolate. Recordó algunos platillos mexicanos en los que es un ingrediente esencial, como el mole, ‘‘mezclado con todos sus demás hermanos: chiles, clavo, tortilla, cacahuate, almendras, plátano, canela, jitomate, semillas de cilantro, ajonjolí, laurel, cebolla, ajos, azúcar y manteca que dan como resultado una de las salsas fundamentales de México”.

El cacao y su mejor invención, el chocolate, concluyó, es para muchos el sabor del regocijo y la dicha. Sus propiedades químicas aportan de inmediato energía y liberación de endorfinas. Por su versatilidad se presta a amalgamarse con lo dulce y lo salado, y en México con el picante.

Martha Chapa dijo sentirse muy agradecida. Compartió anécdotas y vicisitudes de su trayectoria e interés por la gastronomía y la escritura de libros, que suman más de 30.

Vía La Jornada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here