Después de permanecer 75 años olvidada en una colección privada, una pintura de Salvador Dalí reaparece en las paredes del Heather James Fine Art, New York. Pero antes de llegar ahí, previamente fue autenticada por el académico Nicolas Descharnes.

Aunque a simple vista encaja perfecto con el estilo del surrealismo, la mafia de la falsificación podía darles una sorpresa. Así que la sometieron a una serie de pruebas que incluyeron fotografía infrarroja, análisis de firma y pigmento, además de la correspondiente investigación de archivo.

 

Gracias a los siguientes elementos, se concluyó que la pieza sin título y del año 1932 es de la autoría de Dalí.

“Con una falsificación, siempre hay un error que puedes rastrear en algún lugar”. Este, no es un error “, dijo Descharnes, quien previamente ayudó a autenticar la primera obra surrealista del artista, El nacimiento intrauterino (1921), en 2014.

FAHRENHEIT